jueves, 16 de abril de 2009

Brochetas de pescado



Aunque pueda parecer mentira, sobre todo con la manteca colorá, yo cuido mucho mi dieta. Claro que me doy mis caprichos culinarios. Como me gusta todo, también disfruto con alimentos a la plancha. Aquí os muestro mi cena de anoche. Disfruté mucho con ella. Si os animais... buen provecho.


Ingredientes (para 2 personas): 250 gr. de pescado blanco (merluza, rosada...) en trocitos, champiñones, tomatitos cherry, pimiento, sal, ajo, zumo de limón y aceite de oliva.

Elaboración: Los champiñones deben estar sin rabito y limpios, los tomatitos lavados y el pimiento cortado en rodajas gorditas. Previamente el pescado en trocitos se pone en un bol a macerar durante al menos dos horas con ajito muy picado, sal y zumo de limón. Algunas veces también le pongo un poquito de perejil picado.

Cuando haya macerado montamos las brochetas ensartando los ingredientes en el orden que queramos. Yo puse primero un tomatito, después pescado, pimiento, pescado, champiñón, pescado, pimiento, pescado y tomate otra vez al final. Me gusta jugar con las simetrías y los colores.

En la plancha de asar, la untamos con aceite de oliva, la ponemos a calentar y ponemos las brochetas para que se ase, con cuidado al darle la vuelta para que no se descomponga.

Me gustan todas las verduras, en esta ocasión aproveché la plancha de asar para acompañar las brochetas con unas deliciosas berenjenas también asadas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Cómo consigues que las berenjenas a la plancha tengan esa pinta? A mi se me suelen encoger y parecen que quedan poco hechas.

Eva dijo...

Hola. Lo que a mi me funciona es que siempre estreno la plancha con ellas, o bien una sartén que no se pegue con un poquito de aceite.Nunca las hago después de asar otra cosa.
En seguida de ponerlas en la plancha les doy la vuelta para que el aceite impregne bien las dos caras.
Desde el principio las hago con fuego lento, para que no queden crudas y se quemen. Si veo que no ya están crudas pero aún no tienen aspectos de asadas (sino más bien cocidas) ya le subo el fuego para que tomen color.
Las rodajas no las pongo demasiado gruesas, para facilitar que se asen sin tenerlas demasiado tiempo. Tampoco demasiado finas porque se rompen.
Con los calabacines hago lo mismo.
En fin, espero que te sea de ayuda. Hay que ir probando.
Saludos.