martes, 5 de mayo de 2009

Lomo adobado


Hoy teníamos ganas de usar el mortero y aprovechamos unos filetes de lomo que íbamos a cenar. Así que mi hija mayor se encargó del adobo siguiendo mis indicaciones, que a su vez son las que me daba mi madre a mi.
Hasta hace poco tiempo se pensaba que la carne de cerdo era la menos saludable ya que contenía más grasas que otras carnes. Pero se ha reconocido que no es así y de hecho no debe ser descartada de las dietas para perder peso. Una parte magra como puede ser por ejemplo el lomo tiene apenas 150 calorías (100 gr.), eso si, hay que poner cuidado con la guarnición y la elaboración, preferentemente a la plancha y acompañado de verduras.
Mis hijas lo prefieren con patatas fritas, ellas se lo pueden permitir.

Ingredientes: 500 gr de lomo de cerdo, 3 dientes de ajo, una cucharadita de pimentón, tomillo al gusto, 75 ml vino blanco (también puede ser tinto), 2 hojas de laurel troceadas, sal y aceite de oliva.

Preparación: En un mortero se ponen los dientes de ajo pelados y se machacan. A continuación se añade la sal, el pimentón y el tomillo. Se machaca un poco más para ligarlos bien con los ajos. Por último se pone el vino blanco y se mezcla bien.
En una fuente se pone una capa de rodajas de lomo, a continuación se riega con la mezcla del mortero y se le ponen unos trocitos de hoja de laurel repartidos. Volvemos a poner otra capa de rodajas de lomo y la misma operación cubriéndolo con la mezcla del mortero y laurel a trocitos, hasta que se nos acabe.
Dejamos macerar en la nevera por lo menos 6 horas.
Cuando hayan macerado y tomado el sabor, en una sartén con un poco de aceite de oliva los freímos (o asamos en una tabla de asar con poquito aceite).

Se sirven calientes.