viernes, 31 de julio de 2009

Ensalada de color con nidos



Las verduras son fantásticas porque permiten combinarse entre ellas como queramos, con lácteos, con conservas, con huevos, con frutos secos, etc.

Igualmente ocurre con los aliños. Podemos emulsionar lo que nos parezca, o hacer ricas salsas cremosas.

Total...imposible buscar una excusa para decir que estamos aburridos de ella.

Yo tenía ganas de probar los germinados de rábanos en ensalada. No los encontré, sólo había de alfalfa, así que sin complejo de caballo los compré y me acordé de unos nidos que hizo Margot en su blog, estupendo y original:

El blog: http://margot-cosasdelavida.blogspot.com/
Una de las exquisitas y originales ensaladas de Margot: http://margotcosasdelavida.blogspot.com/2008/04/nido-de-amor.html

y desde luego no es por hacer la pelota, pero está mujer es la personificación de la creatividad con gusto en la cocina. Si tenéis tiempo no dejéis de visitar su cocina llena, de imaginación y buen gusto.

A lo que iba, cuando pensé en brotes germinados se me vino a la cabeza estos nidos de Margot y los utilicé para el centro de mi ensalada de colores.

Ingredientes: Brotes variados (espinacas, canónigos, lollo rosso, lombarda, rúcula... Los que venían en la bolsa preparada que ya compré), zanahoria rallada, aguacate, brotes de alfalfa, huevos de codorniz.

Para la salsa: 1 yogurt natural sin azúcar, 50 ml de aceite de oliva, tres rabanitos pelados, un trocito de cebolleta y sal.

Elaboración: Se cuecen los huevos de codorniz, se dejan enfriar y se pelan.

En la fuente disponemos los brotes lavados y bien escurridos en el fondo, sobre todo por todo el exterior que quede bien poblado.

A continuación hacemos otro borde más pequeño con las zanahorias, montándolas sobre los brotes.

Seguimos con otro borde más pequeño con los aguacates. Los pelamos, los cortamos por la mitad a lo largo y le quitamos el hueso. Sobre una tabla los cortamos laminados y los ponemos formando la corona o borde, montándolos un poco sobre las zanahorias. Los regamos con unas gotitas de limón para que no se ennegrezcan.

Por último, habrá quedado en el centro el hueco ideal para poner la alfalfa y sobre ella los huevitos de codorniz con la punta más fina hacia arriba.
La salsa:
Ponemos los ingredientes en una batidora o thermomix y trituramos bien.

Regamos la ensalada, como si estuviera nevada.

También te puede interesar:

Ensalada de taboulé con queso feta:

Ensalada de lechuga con queso y frutas:

3 comentarios:

Anónimo dijo...

La ensalada tiene una pinta estupenda.
He dado una vueltecita por el blog que dices y está bastante bien.

Talita dijo...

Qué ensalada fresca y colorida! Me encanta!

Eva dijo...

Hola Talita, me alegra mucho que te guste, yo hago muchísimas ensaladas en verano. Normalmente sólo ceno eso.
Un besote.