domingo, 13 de febrero de 2011

ROMANCE DE MARISCOS AL AROMA DE MANGO SOBRE LECHO DE RÚCULA (Hemc#51)


Mucha gente celebra el día de los enamorados (yo no). Y digo yo, los enamorados no tienen un día....tienen toda una vida por delante, al menos así se ve mientras se está enamorado.

¡Ah! Pero el Hemc si que tiene un tema al mes, y aquí si que participo yo. Este mes el tema es el de recetas para San Valentín y lo organiza Manuel del blog  Cocinando con Manu CatMan.


Aquí pongo el enlace para su blog en la receta con la que el mismo contribuye, ya que explica de una forma muy detallada toda la historia de este santo en lugares diferentes y la razón para ser el santo de los enamorados. Me parece muy interesante la parte del origen en cada uno de los países y, especialmente, el "romántico origen" de la celebración en España.

Pues bien, para este día toca una buena mesa con su mantelito bonito, alguna velita, un buen postre, brindis...y aquí mi apuesta es para la entrada, para que nos vayamos animando con rúcula, mariscos y mango.

La rúcula y los mariscos son considerados como alimentos afrodisiacos desde hace siglos y en distintas culturas, pues mira que bien viene para un día así. De postre, me quedaré con alguna de las magníficas propuestas que ya se han dado por otros blogs. No dejéis dar una vuelta por ellos.


Ingredientes: rúcula, gambas cocidas, barritas de surimi, mayonesa, mango, sal, pimienta, zumo de lima o limón, hielo (opcional).


Elaboración:

Mezclamos la mayonesa con un trocito de mango, sal, pimienta y zumo de lima o limón. Trituramos bien y reservamos.

En un bol ponemos las gambas peladas y troceadas junto con el surimi troceado y lo mezclamos con la mayonesa de mango.

Troceamos algunas hojas de rúcula y reservamos las más vistosas para decorar.

Ahora planteo dos opciones de presentación:


1.- La primera es para la que necesitamos el hielo picado y necesitamos la coctelera de mariscos. Ponemos el hielo picado en la copa y sobre el bol vamos a servir los mariscos.

Primero ponemos las hojas de rúcula picadas. Después las reservadas bien extendidas para que se vean bien. Dentro servimos la mezcla de mariscos y mayonesa.

Decoramos con algunas gambas peladas enteras y con un trozo de mango en forma de corazón.


2.- Sobre un plato extendemos las hojas de rúcula por el centro a modo de nido.

Sobre este lecho de rúcula ponemos un molde de corazón y lo rellenamos con la mezcla de marisco. Lo quitamos con cuidado y adornamos con las gambas peladas, un poco de mayonesa y el trocito de mango en forma de corazón.


¿Plato blanco o plato negro? Los dos quedan estupendos.


Con esta receta, tal como indiqué al principio contribuyo en el tema actual del HEMC

hemc 51 - San Valentín